CBS21ReuniónTemáticaCubayBrasilenelSiglo21

La Habana, 23-28 septiembre 2012

Principios Fundamentales del Proyecto Cuba y Brasil en la Sociedad del Conocimiento


El princípio fundamental del proyecto es contribuir, como un catalizador para el desarrollo socioeconómico sostenible de Cuba y Brasil. Al aprovechar el poder de los nuevos conocimientos y tecnologías innovadoras, buscamos, a través del proyecto, el desarrollo de nuevos modelos de enseñanza, investigación y desarrollo tecnológico, bien como herramientas, métodos y plataformas en línea para facilitar un proceso de desarrollo socioeconómico abierto y en colaboración entre gobiernos, científicos, ciudadanos y otros sectores interesados en los dos países hermanos.

En ese contexto, el proyecto busca contribuir a la mejora de la inserción incluyente y sostenible de Cuba y Brasil en la sociedad del conocimiento. En una colaboración entre científicos, instituciones gubernamentales y privadas, se establecen metas en la educación, ciencia, tecnología, innovación, calidad de vida y medio ambiente y en temas estratégicos como energía, alimentos, comunicación, salud e infraestructura con el fin de contribuir al aumento de la competitividad en nivel internacional en ambos los países.

Cuba y Brasil constituyen mosaicos complejos y multifacéticos en términos culturales y sociales. Este proyecto busca contribuir a la realización de su devenir histórico.

Cuando examinamos la historia de la humanidad, vemos una gran evolución en la comprensión del papel del conocimiento en la dinámica, en la configuración y en la evolución de los sistemas sociales.

En la cúspide de este proceso evolutivo, experimentamos hoy en día el surgimiento de un nuevo modo de organización social, la Sociedad del Conocimiento, o la nueva economía, que surgió a finales del siglo XX. En este tipo de organización social, el conocimiento juega el papel más importante en la conformación de los sistemas sociales, económicos y productivos, induciendo la creación de nuevos patrones de producción, que influyen decisivamente en el comercio mundial, bien como en la relación capital-trabajo y en las posibilidades de aumentar, en teoría, a pesar de la crisis que enfrenta el sistema financiero internacional, el bienestar y la calidad de vida de la humanidad.

Por otra parte, en este tipo de entorno social, los aspectos geopolíticos ocupan un papel central en la realización de la globalización económica. Esto es en gran medida posible por los avances tecnológicos más recientes que permiten un amplio acceso a la información y la expansión de la movilidad de personas y mercancías, contribuyendo así a una profunda transformación en los ámbitos económico, social, cultural y ambiental. Una vez más, las frecuentes crisis que enfrenta el sistema financiero internacional, puso en jaque algunas de las opiniones más optimistas acerca de las consecuencias de la globalización.

Los avances tecnológicos, junto con los correspondientes cambios en la configuración de los sistemas de producción, llevan a las necesidades intrínsecas a su paso por la flexibilidad y la agilidad en la toma de decisiones en las organizaciones empresariales y sociales. Personas se ven obligadas entonces a actuar con un importante grado de autonomía en sus acciones, a diferencia de la postura de simples ejecutores de las tareas asignadas y ordenadas por individuos que se encuentran en la parte superior de la cadena de mando de las organizaciones sociales y privadas más convencionales. Por lo tanto, en teoría, es la riqueza de los conocimientos adquiridos por los individuos que permiten la realización de sus acciones en este nuevo tipo de organización social que se subordina a los principios de la sociedad del conocimiento.

A nivel empresarial, los productos con mayor valor añadido son los más valorados por el mercado mundial. Una vez más, el conocimiento es el factor principal para hacer negocios con mayor valor económico.

Así cuando examinamos la historia reciente de la humanidad, vemos que se ha avanzado de una era dominada por la tecnología y la información a una era dominada por el conocimiento. En este contexto, Cuba y Brasil han buscado sistemáticamente a profundizar los logros históricos con respecto a acciones e inversiones en políticas públicas.

Todavía es necesario continuar buscando el fortaleciendo de estos logros históricos para servir como trampolín para la construcción de un nuevo futuro para los dos países y en toda la región del Caribe.

Esta es la base para nuestro proyecto. El proyecto es ambicioso, lo sabemos. Sin embargo, nuestro deseo es contribuir a la proyección del futuro de los dos países hermanos por medio de la educación, ciencia, tecnología e innovación. Nuestra motivación es dar nuestra contribución, por pequeña que sea, para construir un proceso trascendental. José Martí dijo una vez: "Un grano de poesía es suficiente para perfumar un siglo".